miércoles, 13 de febrero de 2019

Mediumnidad, concepto y tipos.

Nos dice Allan Kardec en el Libro de los Médiums que "todo aquel que siente, en algún grado, la influencia de los Espíritus es, por ese hecho, médium". ¡Ojo al dato! Continúa explicando que "esa facultad es inherente al hombre; no constituye, por lo tanto, un privilegio exclusivo de determinados individuos" y que "raras son las personas que no poseen al menos rudimentos de ella"

No obstante lo anterior, sólo se califica así, como médium, a aquellos en quienes la facultad mediúmnica se muestra claramente caracterizada y se traduce en efectos ostensibles de clara intensidad, lo que depende de una organización más o menos sensitiva. (Cfr. el Libro de los Médium, item 159 y ss.)

Es la Ley de la Afinidad la que nos permite sintonizar con espíritus de nuestra misma franja vibracional. A eso se le llama sintonía mediúmnica y, en la práctica, se traduce en una facilidad para interaccionar con espíritus que, como nosotros, están apegados a la materia en mayor o menor grado. Las comunicaciones con espíritus más elevados requiere, por su parte, un esfuerzo para descender su vibración y acomodarla a la nuestra. Nótese que, ese esfuerzo, por una ley de economía, sólo la realizarán cuando sea realmente necesario y no habitualmente, o a capricho del médium. En consecuencia, soy muy escéptico hacia esas personas que dicen canalizar habitualmente mensajes superiores que provienen de las Pléyades, o vaya usted a saber de dónde, y que no aportan ninguna novedad a las enseñanzas que ya tenemos en nuestros escritos humanos de diversa índole.

Hay otra consecuencia práctica de lo anterior. Si la mente es la base de todas las manifestaciones mediúmnicas es imprescible cuidarla. Nos dice el espíritu André Luiz en "En los dominios de la mediumnidad", obra psicografiada por F. Cándido Xavier, que "es imprescindible enriquecer el pensamiento, incorporando a él tesoros morales y culturales". Esta misma idea fue desarrollado en la mesa mediúmnica de mi centro la semana pasada en que cierto espíritu me habló de "necesidad de mantener una higiene mental basada ésta en mantener pensamientos positivos, que nos permitan palabras positivas, acciones, hábitos y una vida positiva"

El don mediúmnico no debe limitarse a una mera producción de los fenómenos y pienso que este punto es el que diferencia el espiritismo kardecista de otros movimientos como la parapsicología y ciertas ramificaciones teosóficas. Los fenómenos, que para nosotros son cotidianos, sin embargo tienen una importancia muy secundaria frente a lo principal: el progreso moral del médium y la vocación de ayuda desinteresada a los demás, encarnados y desencarnados.

 Continúa el Libro de los Médiums hablándonos de los tipos que hay basándose la clasificación en las aptitudes de los mismos y, así, podemos hablar de médiums de efectos físicos, sensitivos o impresionables, oyentes, videntes, sonámbulos, curadores, neumatógrafos y psicógrafos.

- Los médiums de efectos físicos (de los que se sirven los espíritus para producir movimientos de objetos, golpes o generación de ectoplasma) no son habituales hoy día; tuvieron un papel muy importante en el siglo XIX, en una etapa previa del espiritismo como ya hemos expuesto en este blog. Sin embargo, somos conscientes de que son los que más llaman la atención al público general y por ello son tema de interés en el cine y programas de radio y televisión y con, casi siempre, fines más o menos comerciales. Por ello, no me voy a extender más con ellos. Lo siento, Carmen.

- Los médiums sensitivos son aquellos que pueden sentir la presencia de los Espíritus por una impresión vaga y difícil de explicar. Es en sí una facultad indispensable previa al desarrollo de otras facultades y se suele estimular mediante el trabajo y el estudio llegándose mediante la misma a poder indentificar el tipo de espíritu que está a su lado.

- Los médiums oyentes, pues eso, oyen la voz de los espíritus en forma de "voz interior" en su fuero íntimo u, ocasionalmente, como una voz exterior, clara y diferenciada.

- Médiums parlantes, quizá los más habituales actualmente, transmiten el mensaje del espíritu a través del habla. En ellos, el espíritu actúa sobre los órganos de la palabra. En ocasiones, el médium habla con una voz distinta y con acento diferente. Ante la pregunta de si el médium habla en el idioma del espíritu, la respuesta es que no necesariamente. Piénsese que el espíritu "envía" conceptos, ideas o arquetipos que, impresionando la mente del médium, los transforma éste automáticamente en su propio idioma. Depende, por tanto. No hay una respuesta única para cada caso.

- Los médiums videntes están dotados de la facultad de ver a los espíritus. Puede ser en la vida cotidiana o en estado sonambúlico, durante el sueño, cuestión harto normal y que todos y todas recordaríamos... si no actuara el olvido al despertar por un fenómeno del cuerpo.

- Los médiums curadores tienen el don de curar por el simple hecho de tocar, con la mirada o por la imposición de manos. Como ya hemos comentado en algún otro artículo, este don es distinto del de la acción del magnetismo, del del curandero o chamanes. Si bien existen casos de curaciones físicas comprobables y estudiadas, en la actualidad hablamos de sanación espiritual y la clasificamos de mediumnidad porque las personas que tienen tal don no actúan por sí solas sino con la intervención de los Espíritus. Somos meros cauces.

- Curiosos son los médiums neumatógrafos, que producen escritura directa sin tocar el lápiz ni el papel. Se diferencian, por tanto, de los médiums psicógrafos que transmiten el mensaje espiritual usando esos elementos. De la psicografía hablaré con más detalle en un próximo escrito, dada su importancia.

Y usted, ¿tiene o sospecha que tiene alguno de estos tipos de mediumnidad? Mi consejo, mi consejo sincero, es que no practique en casa; no abra las puertas de su casa a... quién sabe quién. Acuda a un centro espírita donde le ayudarán a desarrollar tal facultad con orden, sosiego y disciplina. No le quepa duda de que estaremos encantados de atenderle.

1 comentario:

  1. Me ha gustado mucho saber los tipos de mediunidad que esisten...
    Sigue enviando estos temas que son muy interesantes.... Muchas gracias

    ResponderEliminar