miércoles, 27 de febrero de 2019

Mediumnidad con Jesús

Con este pomposo título continúa el estudio sistemático de la Doctrina Espírita que estamos siguiendo, y cuyo orden respetamos.

Creo que este tema merece una reflexión pausada. En Europa en general, y en España en particular, a muchos de nosotros nos producen sarpullidos la sola mención de términos como "Jesús", "Evangelio" o "Dios" fuera de un contexto o de un lugar religioso. Quizá porque estamos embuidos en una cultura laicista que, desde la época de la Ilustración, barniza nuestro continente. Quizá se deba a que, la reciente historia de nuestro país, marcada por el nacional-catolicismo, ha provocado una reacción hacia el extremo opuesto. O quizá sea porque, tras una atosigante educación basada en la moral católica, no hemos sabido purificar en nuestro interior las categorías religiosas.

Sea como fuere, la primera vez que uno pisa un centro espírita mira así, como un poco de reojo, las pocas imágenes de Jesús que pueda haber, los tomos del "Evangelio según el espiritismo" de Kardec o escucha con cierta prevención las oraciones de apertura de trabajo pensando en "a ver éstos, por donde me van a salir ahora". Hace unos días, una amiga a la que comentábamos nuestra asistencia a un centro espírita nos dijo algo así como que a ella el espiritismo la fascinaba pero que los espíritas tenemos ciertas conexiones evangélistas que no le atraían nada. Y, claro, tuvimos que aclararle un poco las cosas y decirle que no es así. Pero me consta que la cuestión está ahí.

Pienso que uno de los primeros trabajos que uno tiene que hacer es, efectivamente, purificar en su mente la imagen y el mensaje de Jesús, posiblemente empañado por los abusos y manoseos de las iglesias cristianas oficiales, sean cuales fueren éstas. Y esta es una labor que tiene que hacer uno solito: separar el grano de la paja y quedarse con la esencia. Y debo decir que a ello ayuda mucho el libro de Allan Kardec de "El Evangelio según el espiritismo", que forma parte de la Codificación.

En segundo lugar, es bueno conocer lo que los espíritus nos dicen sobre Jesús de Nazaret, quién fue, su nivel, su papel... En la conferencia que di hace unas semanas comentaba algo de este tema. Debo decir que a mí, personalmente, todos los espíritus elevados que han encarnado en misión en este planeta me atraen e intento conocer su mensaje: Buda, Zaratustra, Confucio, Moisés, Mikao Usui, Bodhidharma y tantos otros. Ignoro si existe una jerarquía entre ellos y creo que, para nuestro nivel de evolución, ese dato no es importante pero debo decir que la figura de Jesús de Nazaret nos puede resultar culturalmente próxima y facilitar su conocimiento.

Por ello, sean cuales sean las convicciones religiosas de cada uno, creo no tiene que haber ningún conflicto en abrir los trabajos de un centro espírita "en nombre del maestro Jesús" o comenzar dando los pases fluídicos con la fórmula "piensa en Jesús". La simple referencia a un espíritu muy elevado que vino en misión a nuestro planeta, como tantos otros, no debería causarnos mayores dificultades. Al contrario, de hecho.

Y dicho lo anterior, podemos pasar al centro del tema de hoy: por qué decimos mediumnidad con Jesús, a qué nos referimos. y es que esta es una de las cuestiones que permiten diferenciar el espiritismo kardecista de otros tipos de mediumnidad de otros que, en el fondo, están basados en un afán de lucro, es decir, los "mediums de camilla con bola de cristal y lector de tarjeta de créditos" que, tan pronto como se marcha el cliente, seguro que tararean eso de "saca el whisky, cheli, para el personal". Ustedes ya entienden.

El espiritismo kardecista, como a estas alturas de este blog ya sabrán, se basa en una vocación de servicio desinteresado a los demás. Y ello, ¿por qué? Pues por eso de "dad gratuitamente lo que gratuitamente habéis recibido" ¿Les suena? Les dejo la cita completa: "Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, echad demonios. Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis" (Mt 10, 7-15)

Esta cuestión explica además que los asistentes a un centro espírita, médiums y adoctrinadores o, en sentido amplio, médiums todos, nos debamos esforzar en elevar nuestro patrón vibracional acomodando nuestro pensamiento, comportamiento, vida cotidiana y relaciones personales y sociales a unos estándares éticos y morales altos que no son otros que los recomendados por todos los maestros espirituales antes citados y, en particular, por el maestro Jesús. El que no comprenda esto habrá caído en una frase que repite Juan Miguel Fernández, el presidente de nuestra Asociación: "tristemente, ellos habrán entrado en el espiritismo pero el espiritismo no ha entrado en ellos".

Poco más que decir. Les invito a reflexionar sobre esta cuestión porque cada uno venimos con nuestra historia, con nuestra mochila a la espalda con piedras de esta reencarnación y de reencarnaciones anteriores y cada uno y cada una tenemos nuestras vicisitudes.

Sólamente, como es habitual, dejarles un par de enlaces a otras páginas que han desarrollado este tema, posiblemente mejor que yo.

- Artículo "mediumnidad y Jesús", del blog Luz Espiritual.
- La mediumnidad con Jesús, entrada en el blog del Centre Espírita Amalia Domingo Soler.

No hay comentarios:

Publicar un comentario