lunes, 3 de diciembre de 2018

El triple aspecto de la doctrina espírita

En el guión para el estudio sistematizado de la doctrina espírita, publicado por la Federación Espírita, y que estoy siguiendo en muchas de las publicaciones de este blog, se habla de tres aspectos de la doctrina espírita: filosófico, científico y religioso. Me llama la atención, de todos modos, que este triple aspecto se diga y se repita como un "dogma" sin mayor profundización en el porqué de esos aspectos y no de otros. Así que vamos a hacerlo nosotros.

En su excelente blog "inquietudes espíritas", José Luis Martin, nos da unas interesantes pistas que paso a resumir (recomendando que lean su post completo, pinchando aquí):

- Parece ser que Allan Kardec nunca nombró con los términos de "filosófico, científico y religioso" los tres aspectos de la Doctrina, sino que afirmó que "el Espiritismo se apoya sobre tres aspectos diferentes: el de las manifiestaciones, el de los principios y el de la filosofía que se desprende de la aplicación de esos principios".

- Sería posteriormente en Brasil, que se popularizaría la terna ciencia (en cuanto al estudio de las manifestaciones de que hablaba Kardec), filosofía (el de los principios y filosofía de Kardec) y moral (en cuanto a la aplicación de esos principios, de Kardec). Y, con el paso del tiempo, el tercer principio, el de la moral, devendría en "religión" y ya, desde entonces, se repetiría lo de "ciencia, filosofía y religión" hasta la extenuación, especialmente en los círculos brasileños.



Así dicho, parece que hay un tufillo a manipulación de los textos originales pero, sin embargo, podemos quedarnos tranquilos porque sería, ni más ni menos, el espíritu Emmanuel quien en 1940 corroboraría ese triple aspecto, y en esos términos, de la doctrina espírita en una pregunta contenida en el libro psicografiado por Francisco Cándido Xavier, titulado "El Consolador".

Con todo -y esta es una opinión mía- en un país como el nuestro en que la palabra "religión" nos provoca a muchos sarpullidos tras la larga y nefasta experiencia del "nacional-catolicismo", no pasaría nada, absolutamente nada, si prefieren decir que "el triple aspecto del espiritismo es el científico, el filosófico y el moral" o, incluso mejor, en los términos de Kardec antes comentados.

Dicho esto, merece la pena comentar un poco esos tres aspectos.

1. Empecemos por el aspecto científico. En la extensa introducción al Libro de los Espíritus, Allan Kardec se encargaría de asentar esta característica: el espiritismo nunca se basará en la "fe ciega" sino en hechos y fenómenos comprobables. El método científico debería ser usado por todo espírita serio y, el recurso a la duda, debería estar siempre en la forma de trabajar. Dudar antes de creer. Comprobar, repetir, reflexionar, formular una teoría, confrontarla siempre con la realidad, desecharla si es mentira y quedarse con lo verídico para volver a comprobarlo. Así es como se debería trabajar en un centro espírita serio.

Pero es más, el propio Kardec afirmaría que si nuevos descubrimientos científicos demostraran que el espiritismo está equivocado en alguno de sus puntos, se modificaría ese punto porque, ante cada nueva verdad revelada, el espiritismo deberá aceptarla. He aquí la principal diferencia entre espiritismo y religiones tradicionales.

2. Aspecto filosófico. No olvidemos que estamos tratando con temas que están más allá de la física, es decir, metafísicos y que muchas veces las leyes propias de las ciencias materiales no sirven porque no alcanzan más allá de su objeto particular. Es aquí donde entra el aspecto filosófico del espiritismo; y es que el hombre y la mujer, por medio de su razón, deberán indagar, reflexionar, preguntarse sobre el cómo y el porqué de las cosas, de los hechos, de los acontecimientos, de dónde venimos, adónde vamos. De nuevo la razón, y no un simle fideísmo, deberá acompañar a los espiritistas modernos.

3. Aspecto religioso. De nuevo citamos a Kardec para decir con él que el espiritismo no es una religión constituida pues no tiene culto, ni ritos, ni templos, ni sacerdotes. Con todo, el espiritismo, siendo una doctrina filosófica, tiene consecuencias religiosas. El término "religión" viene del latín re-ligare, volver a unir, es decir, el ser humano que tiende a volver a unirse con la espiritualidad, con el más allá y, en última instancia, con Dios. Recordemos que hay quien, en vez de "religión" habla de "moral" lo cual, en realidad, nos lleva a lo mismo: el espiritismo, en cuanto promueve un progreso del ser humano, una elevación de su vibración, establece un lazo moral en las relaciones humanas, conduciéndoles hacia el Creador a través de una larga serie de experiencias que le proporcionará conocimiento y superación de los defectos más básicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario