jueves, 8 de noviembre de 2018

Todo comenzó en 1848, en Hydesville, con las hermanas Fox.



Los sucesos relacionados con las hermanas Fox han sido tantas veces narrados, re-narrados, interpretados, reinterpretados y usados a conveniencia de unos -que quieren denostar los fenómenos mediúmnicos- y de otros -que desean sobrevalorarlos- que realmente resulta muy difícil sacar una idea clara de lo que pasó con certeza.

Por otro lado, y en relación con este tema, me llama la atención la escasa formación -seria, profunda y metódica- que los centros espíritas de nuestro país imparten. Tengo una sana envidia de los centros de Brasil donde, antes de pasar a la mesa mediúmnica, es necesario asistir durante cinco años ¡cinco! a estudios de formación de la doctrina espírita. ¡Otro gallo nos cantaría si en España se hiciese lo mismo!

Pero, en fin, tenemos lo que tenemos y la formación, lo mismo que el progreso espiritual, nos la tenemos que buscar a nivel personal, a golpe de clic de ratón y separando "el grano de la paja". Confío contribuir con este blog a poner mi granito de arena en ayudar a esa formación.

Pero volvamos a Hydesville. El capítulo IV de la excelente obra de Sir Arthur Conan Doyle (sí, sí, el creador de Sherlock Holmes) titulada "Historia del Espiritismo" nos narra los sucesos con el carácter racional y preciso del autor. Nos cuenta que la familia Fox, compuesta por los padres -granjeros y devotos metodistas- y dos hijas (la tercera vivía fuera), alquiló una pequeña casa en diciembre de 1847 en Hydesville, humilde aldea del condado de Wayne, en el estado de Nueva York, Estados Unidos. A los pocos meses comenzaron a sentirse perturbados por ruidos y golpes inexplicables hasta que en la noche del 31 de marzo de 1848 las niñas, como en un juego, desafiaron al poder invisible a que repitiera los golpes que ellas producían con los dedos. El reto de las muchachas fue inmediatamente atendido, y cada golpe tuvo su eco en otro similar.

Esa fuerza aparentaba tener tras de sí una inteligencia independiente, lo que concedía una enorme significación al fenómeno. En principio, la madre se atemorizó, pero luego comenzó a hacer preguntas, cuyas respuestas, recibidas con un sí o un no, por medio de un número convenido de golpes, demostraron que esa inteligencia tenía un amplio conocimiento de sus habitantes y sobre lo que ocurría en la casa. Esto se repitió con la intervención de una vecina y luego los demás vecinos concurrieron en masa.

Con su fina ironía, Conan Doyle nos dice que, al estilo americano, formaron una especie de comité de investigación y por medio de un artefacto con letras y números, inventado por uno de los vecinos -el Mr Duesler- consiguieron que la fuerza inteligente desconocida fuera marcándolos para formar palabras y frases. Se identificó como un espíritu, que había vivido con el nombre de Charles B. Resma y que se ganaba la vida vendiendo de puerta en puerta, habiendo sido asesinado por dinero y enterrado en esa casa cinco años antes. El comité de investigación publicó sus resultados al cabo de un mes, y 55 años más tarde el "Boston Journal" confirmó en su edición del 23 de noviembre de 1904, que habían sido encontrados los restos del hombre que había sido asesinado en la casa habitada por la familia Fox.

Estos fenómenos atrajeron la atención general y se difundieron, como la pólvora, por otros estados. En medio de las opiniones encontradas, entre los adeptos y los escépticos, algunos de estos agresivos, la familia se encontró hostigada, expulsada de su Iglesia Episcopal y obligada a mudarse de la ciudad. Se producirían entonces las primeras manifestaciones públicas en un salón más grande, el Corinthian Hall y, en paralelo, se crearían los primeros grupos de estudios. Sería en 1850 cuando la Familia Fox se traladó a Nueva York continuando las sesiones públicas en el Hotel Barnum. Miles de norteamericanos se interesarían por estos hechos mientras, en paralelo, se publicaron agrias críticas por parte de la prensa. Al tiempo, se iniciarían múltiples investigaciones con científicos e investigadores al frente tales como Dale Owen, William Crookes y el juez Edmonds.

Detengámonos aquí porque es importante resaltar que las hermanas Fox fueron sometidas a tres comisiones de investigación que, sucesivamente, fueron afirmando que  los fenómenos no obedecían a ningún fraude, al punto de que el ya citado Juez Edmonds, antes conocido por su ideología materialista y muy crítico con los fenómenos, se convencería de su veracidad.

Sin embargo, cierto público, al principio indiferente, cuando vio la evidencia, reaccionó agresivamente y estuvieron a punto de lincharlas. Las niñas fueron presionadas, chantajeadas y obligadas a negar los hechos, sin embargo tiempo después, calmados los ánimos, rectificaron y confirmaron lo ocurrido.

Aquí comienza la etapa más oscura de las hermanas Fox y es necesario que seamos muy comprensivos con una familia, antes pobre, y con unas niñas de 14 años (Margaret Fox) y 11 años (Kate Fox) que, de repente, se ven elevadas a la fama. Su peculiar "operación triunfo" las conduciría a unos episodios un poco turbios y debemos separar el resto de su vida de los orígenes de las manifestaciones. Pero sigamos con la historia.

Después del Congreso Espiritualista celebrado en Cleveland, en 1852, las dos hermanas fueron enviadas a Europa para ser investigadas y experimentar con ellas. Ambas hermanas consintieron durante años, en prestarse como objeto de observación. Entre los científicos interesados, se encontraba Alexander Aksakof, quien, más tarde, en su obra "Animismo y Espiritismo", afirmó que la aparición de Estelle, fallecida en 1860, era un caso concluyente de aparición materializada, con la intervención mediúmnica de Kate Fox, y en presencia de Mr. Livermore, esposo de la difunta. Prolongó la investigación durante 5 años en 388 sesiones, tomó nota detallada de los fenómenos y pudo constatar su veracidad y la identidad del espíritu. La mano materializada de Estela escribió cerca de un centenar de páginas y tanto la letra como el estilo eran inconfundiblemente, los de la mujer fallecida, incluso en francés, lengua no conocida por la médium. Al mismo tiempo se materializaba otro espíritu identificado como Benjamin Franklin, quien tenía la misión de ayudar en la manifestación.

Poco después de su llegada a Europa, Margareth Fox conoció a Elisha Kane, médico puritano que se sintió atraído por la hermosa muchacha, la protegió para que se educara y finalmente se casó con ella. Falleció cinco años después y la señora Fox-Kane repudió durante algún tiempo todos los fenómenos de los que había sido protagonista, e ingresó en la Iglesia Católica Romana.

En el año 1871, las hermanas todavía recibían el apoyo y la admiración de personalidades prominentes de la época. Ese mismo año, Kate Fox visitó Inglaterra, patrocinada por Mr. Livermore con la finalidad de entrevistarse con Benjamin Coleman, conocido miembro del movimiento espiritualista moderno inglés, a quien confió la misión de conseguir testigos que no tuvieran escrúpulos de ver sus nombres involucrados en tales experimentos para confirmar los hechos. Comenzó las sesiones a su llegada, y en una de las primeras estuvo presente Daniel Dunglas Home, conocido médium de la época. Se produjeron golpes y ruidos, y ambos se sometieron a toda clase de exámenes.

El 14 de diciembre de 1872, Kate Fox se casó con H.D.Jencken, abogado de Londres y uno de los primeros adeptos al espiritualismo moderno en Inglaterra; y según se ha reseñado, en la fiesta de bodas se produjeron efectos físicos asombrosos. La señora Fox-Jencken y su marido frecuentaron círculos sociales londinenses distinguidos y frecuentemente participaban en experiencias psíquicas con renombrados investigadores. La mediumnidad de Kate se desarrolló desde la comunicación por golpes a las luces medianímicas, la escritura directa y la aparición de manos materializadas; además de algunos movimientos de objetos de una habitación hacia otra; y era parte de todos los actos de su vida cotidiana. Por aquel tiempo William Crookes estudió las facultades de la médium y publicó una sincera declaración afirmando la veracidad de los fenómenos, y describiéndolos con detalle.

En 1876, las hermanas se reunieron y continuaron juntas algunos años, hasta que ocurrió entre ellas un penoso incidente. Para aquel entonces ya era evidente la tendencia de ambas hacia el alcoholismo y aparentemente esto hizo surgir un agrio reproche de parte de su hermana mayor Leah Fox, al que se sumó la intervención de algunos seguidores, que desearon separar a la segunda de sus hijos. Esto disgustó profundamente a Margareth y Kate. La primera, ya sea por venganza o por interés pecuniario, declaró al New York Herald, antes de salir de Londres, que todo era una farsa.

No obstante, durante la conferencia que dio en la Academia de Música de New York, para denunciar el fraude, se produjeron los ruidos y golpes característicos de su facultad mediúmnica, e independientes de su voluntad. Kate estuvo presente en ese acto pero se mantuvo en silencio, lo que se interpretó como una aprobación; sin embargo, más tarde confesaría su sorpresa ante las afirmaciones de su hermana. Por su parte, Margareth, se arrepintió y confesó haber contado mentiras; declaraciones que aparecieron en la prensa un año más tarde.

H.D. Jenken, marido de Kate, falleció en 1881, y Kate quedó con dos hijos bajo su responsabilidad, los cuales, según los relatos de la época, demostraron desde la más tierna edad, una capacidad mediúmnica significativa.

Es necesario hacer notar que sólo después de cuarenta años de exhibiciones públicas, comenzó a manifestarse en la vida de las hermanas una situación penosa y censurable. Sin embargo, sus conductas equivocadas de sus últimos tiempos no pueden ser vinculadas a su facultad mediúmnica, aunque podrían serlo tal vez, a la ignorancia con que la desarrollaron y las influencias perniciosas de los seres que las utilizaban como intermediarias. Las hermanas Kate y Margareth Fox fallecieron en los primeros años de la década 1890-1900.

Puede ver aquí la biografía completa de las hermanas Fox.
Pero, sobre todo, recomiendo leer los capítulos IV y V del ya citado libro de Arthur Conan Doyle, Historia del Espiritismo, que puede consultar aquí, a partir de la web oficial de la FEE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario