miércoles, 6 de febrero de 2019

Comunicabilidad de los espíritus

A estas alturas, con lo expuesto hasta ahora en este blog, no debería haber dudas sobre esa facultad que tenemos de comunicarnos con los espíritus. Y esto lo afirmo, no como una simple creencia, acto de fe o "criterio de autoridad" en lo que otros han afirmado. Es la práctica personal la que me permite transmitirlo pero a la vez, consciente de la importancia en nuestros días del método científico, no dejo de leer con gran interés noticias que abordan estos temas desde otras ópticas: la física cuántica, la psicología transpersonal, la regresión como técnica psicológica y, por supuesto, la filosofía, la metafísica o el hecho religioso.

Que los espíritus se comunican es una tesis bien demostrada, resultado de las observaciones y experiencias rigurosamente realizadas por eminentes investigadores.



Ahora bien, soy consciente de que sigue habiendo prejuicios contra esta afirmación. Prejuicios que, en muchas ocasiones hunden sus raíces en textos religiosos. No es nueva esta noticia; ya Allen Kardec tuvo que lidiar con prejuicios similares. Veamos sus comentarios recogidos, sobre todo, en su obra "El Cielo y el Infierno".


Encontramos en la Biblia los siguientes pasajes al respecto:

Levítico 19, 31: "no acudiréis a hechiceros ni adivinos. No los consultéis para que no quedéis impuros. Yo, el Señor, vuestro Dios".

Levítico 20,27: "El hombre o la mujer que evoque a los difuntos o practique la adiviniación morirá sin remedio. Serán lapidados. Caiga su sangre sobre ellos".

Deuteronomio 18, 10-12: "Que nadie de los tuyos haga pasar por el fuego a su hijo o a su hija, ni practique la adivinación, augurios, encantamientos, ni maleficios. Que no haya hechiceros, ni quienes consulten a los espíritus; ni adivinos, ni evocadores de muertos. Porque todo el que practica esas cosas hace abominación para el Señor, y por causa de esas abominaciones el Señor, tu Dios, los expulsa ante su presencia".



De la lectura de estos párrafos la primera idea que nos viene es que, si Moisés prohibía tales cosas, es que eran posibles. No se prohíbe lo que no existe o no es posible pues, de lo contrario, podrían aparecer prohibiciones más peregrinas como "viajar a Marte" o "tener contactos con extraterrestres". No; Moisés prohibía algo que sabía que era posible y accesible a todo el pueblo; ahora bien, si era una posibilidad, ¿por qué la prohibió? ¿por qué calificaba tales actos como abominables contra Yahvé?



La respuesta se la dieron los propios espíritus a Allan Kardec, quien la recogió en el libro citado, "El Cielo y el Infierno" en el capítulo titulado "de la prohibición de evocar a los muertos". Y es que Moisés, al parecer, estaba ante todo preocupado por salvaguardar la identidad del "pueblo elegido" frente a las costumbres que había visto y con las que había convivido durante su larga estancia en Egipto. En efecto, en Egipto las evocaciones al "más allá" estaban a la orden del día y no siempre basadas en un sentimiento de respeto, afecto o piedad sino como un recurso para realizar predicciones, augurios, presagios hábilmente utilizado por unos pocos poderosos.

Las cosas han cambiado mucho y actualmente el ser humano, gracias al predominio de la razón, ha logrado nuevas conquistas. Así las cosas, la práctica del intercambio mediúmnico difundido por el espiritismo tiene otras finalidades de tipo moralizador, consolador y religioso. Es precisamente por las orientaciones instructivas y altamente moralizadoras proporcionadas por los benefactores espirituales y por el valioso aprendizaje ofrecido por los espíritus imperfectos, que llegamos a la conclusión de que las prácticas mediúmnicas son un factor de progreso humano.

Por ello, rechazar las comunicaciones de "ultratumba" es repudiar un poderoso medio de instrucción que nos ofrecen los espíritus superiores, así como una falta de caridad por cuanto privaríamos a las almas sufrientes de una asistencia y posibilidad de consuelo y esclarecimiento.

Para saber más:

 - Artículo "¿Qué conoce de la Doctrina de los Espíritus", por Juan Miguel Fernández: ver
- Artículo de José Luis Martín "Existencia y comunicabilidad de los espíritus", publicado en el blog Inquietudes Espíritas: ver
- "Evidencias científicas de la comunicabilidad de los espíritus". Artículo publicado por la SEDE, Sociedad Española de Divulgadores Espíritas: ver


No hay comentarios:

Publicar un comentario