martes, 20 de noviembre de 2018

Las obras básicas de la codificación espírita de Allan Kardec

En mi anterior post profundizamos un poco en el carácter de la revelación espírita. Vayamos ahora a un tema no tan denso pero que creo que es importante resaltar en cualquier estudio sistemático que se haga sobre el espiritismo: las obras básicas.

Daremos, por tanto, un somero repaso a los cinco libros en los que Allan Kardec sistematizó y codificó de la enseñanza de los espíritus, razón por la que se los llama Codificación Espírita. Estas obras son la guía en el desarrollo de la doctrina posterior y son la base coherente en la que se han apoyado todas las aportaciones posteriores; es decir, que todos los libros espíritas que se han escrito desde entonces respetan el marco filosófico compilado y explicado por Allan Kardec.

 Así las cosas, un consejo personal: desconfíen de los supuestos médiums y grupos -más o menos mediáticos- de "cazafantasmas" que desconozcan la codificación espírita o que, conociéndola, no la sigan. Y esto lo digo, no por corporacionismo hacia las distintas federaciones espíritas, no, sino más bien, por su propia seguridad. Tras toda bola de cristal hay un lector de tarjetas de crédito. Tras un médium de mesa-camilla, hay un afán de lucro. Tras un supuesto vidente que vaya de plató en plató hay un afán de fama y vanagloria personal. Y la vanagloria es eso: vana gloria. Y nada más alejado del espiritismo kardeciano que la vanidad. Un médium de verdad, lo más probable, es que no dé a conocer ni su propio nombre, en un afán por seguir la vocación que nos transmitió el codificador: afán de servir a los demás -encarnados y desencarnados- de una forma altruista.

Estos son esos cinco primeros libros:

El Libro de los Espíritus.- (1ª edición de 18 de abril de 1857). Este libro trata de los principios fundamentales de la Doctrina Espírita y habla sobre las Causas Primeras, la inmortalidad del alma, la naturaleza de los Espíritus y su vida en el mundo espiritual, las relaciones que mantienen con los hombres y cuáles son las leyes morales entre otros muchos temas.

El Libro de los Médiums.- (1ª edición de enero de 1861). Es la continuación del anterior. Habla sobre los tipos de manifestaciones de los Espíritus, los medios para comunicarse con el mundo invisible, el desarrollo de la mediumnidad y las dificultades y los obstáculos que se pueden encontrar en la práctica del Espiritismo.

El Evangelio según el Espiritismo.- (1ª edición de abril de 1864). Explica las máximas morales de Cristo y de su Evangelio a la luz del Espiritismo. Contiene numerosas comunicaciones de los Espíritus explicando las enseñanzas de Jesús y llamándonos a nuestra transformación moral y espiritual.

El Cielo y el Infierno.- (1ª edición del 1 de agosto de 1865). Subtitulada La Justicia Divina según el Espiritismo, comienza con un examen comparado de las doctrinas sobre el tránsito de la vida corporal a la vida espiritual, habla sobre las penalidades y recompensas futuras, sobre quiénes son los ángeles los demonios, y qué es el Cielo y el Infierno según el Espiritismo. Recoge numerosas comunicaciones de Espíritus acerca de su situación real durante y después de la muerte.

La Génesis.- (1ª edición de enero de 1868). Su título ampliado es “La Génesis, los Milagros y las Predicciones según el Espiritismo” La primera parte habla sobre la génesis espiritual y orgánica y la creación de la Tierra. Analiza numerosos pasajes del Antiguo y Nuevo Testamento. También se analiza los milagros y las predicciones sobre el futuro explicando su naturaleza según la Doctrina Espírita.

Estos libros constituyen, en la formación del espírita -ya sea un médium de desarrollo, ya sea un orientador de la mesa mediúmnica- un instrumento constante de consulta, estudio y reflexión. De poco sirve leerlos y aparcarlos en una estantería pues su lectura y relectura constante alimentan la investigación e indagación sobre el mundo espiritual y material, así como le da un criterio firme para poder diferenciar las manifestaciones genuinas de espíritus de dudosos fenómenos llamados paranormales que alimentan cientos de horas de radio y televisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario